señorita laura

Siempre había querido escribir un cómic. Y siempre había pensado que la historia de Laura Bozzo necesitaba contarse a un público que solo la conoce superficialmente (las nuevas generaciones, el resto de América Latina).

Finalmente, gracias a Hernán Migoya, en el storyboard, Ricardo Montes, en el lápiz, y a Editorial Planeta, ambos sueños se juntaron en uno solo: Señorita Laura.

Se trata de una novela gráfica de 150 páginas, un cómic ficticio basado en hechos de la vida real. Su premisa es inverosímil y fantástica: Laura Bozzo sueña que está en un cómic, o aparece en él, y es sometida a su propia metodología de espulgación (testimonios inesperados, cámaras escondidas, viejas grabaciones, intervenciones del público) a manos de un personaje que se parece mucho a ella.

 De las 150 páginas del libro, las diez finales no son cómics, son texto. Estas páginas están dedicadas a las anotaciones periodísticas, referenciando las fuentes utilizadas para la reconstrucción de los diálogos de todos los personajes que aparecen como parte del “programa” que cuenta la historia.

Aquí conté un poco más del detrás de cámaras del libro. Laura Bozzo amenazó con demandarnos. Nunca lo hizo.