viernes sangriento

Mi columna semanal, de frágil inspiración, se publica en el Diario El Comercio. Es la continuación de Ya lo pasado, pasado (La República), que fue, a su vez, la secuela de Perú Dos Punto Uno (Perú.21). 

La idea original fue de Fritz Du Bois y Claudia Izaguirre, que querían tener algo así como un espacio interactivo columna/blog los domingos, que los comentarios sean parte de la columna y que tenga harto espíritu bloguero.

Luego la mudé a La República. Su nuevo nombre, se me ocurre, es un juego de palabras con una columna que tiene que ver con los cambios de la tecnología en nuestra sociedad pero que, a su vez, tiene que ver con la falta de memoria (y, por tanto, de identidad) de nuestro país .

Lo que trataba de hacer es difundir lo que pasa en el mundo del Internet para el público al otro lado de la brecha generacional de los "nativos digitales". Intentaba que sea un espacio más de difusión que de opinión. Por supuesto, a veces me gana el mundo real. Supongo que también de eso se trata.

La nueva columna en El Comercio tiene, a pedido de la dirección, una vocación más política sin perder el flavor geek.