Qué estoy haciendo

Un vistazo a lo que hago por los intertubos.

  1. instaocram

    aquí, evangelizando
  2. Ciudad de la furia, por Patricia del Río

    A la mujer golpeada el primer puñetazo la hace llorar, después de varios meses se resigna a esperar que el próximo duela menos. A los medios de comunicación, los primeros accidentes de tránsito que cobran muchas vidas los conmocionan, cuando estos se vuelven noticias de todos los días pasan de la portada a la última página.¿Horrible? Sí, pero cierto, porque demuestra que, si bien los seres humanos tenemos una enorme capacidad adaptativa, esta puede convertirse en una dañina resignación que no borra el problema, sino que, en la mayoría de casos, lo agranda. El dolor del puñetazo, la vida que se pierde en el accidente siguen ahí con todo su dolor, pero ya no nos horrorizan. Se instalan entre nosotros como esos dolores crónicos que sabemos que no se van a curar.
  3. El Perú no puede parar, ¡horrorrrr!, por Fernando Vivas

    Cecilia Blume ha escrito aquí en El Comercio (“Después de Lava Jato”, 17/2/17) que hay que ‘encapsular’ las investigaciones del Caso Odebrecht porque el Perú no se puede ‘paralizar’. Pero yo sí creo que el Perú puede parar un ratito, porque el costo de dejar como está el modelo de hacer negocios entre el Estado y los privados será mayor que la parada de borrico. Y nada de encapsular investigaciones, pues bien sabemos que pueden comprometer a quienes nos gobiernan y a sus últimas acciones.
  4. Los dilemas de Keiko, por Pedro Tenorio

    No ha de ser fácil estar hoy en los zapatos de Keiko Fujimori. Muchos piensan que sí, pues disfrutaría del poder y dádivas que le dispensan sus 72 congresistas. Sin embargo, hay una dimensión clave en este momento político: no son pocos quienes le aseguran que el presidente Pedro Pablo Kuczynski será incapaz de sostenerse con el paso de los meses, por lo que ella debería poner en marcha una estrategia legal para asegurar su caída y, más temprano que tarde, adelantar elecciones. En cambio, otros argumentan que ese sería un grave error, por lo que deberá sostener a Kuczynski mientras no aparezca evidencia en el Caso Lava Jato que comprometa su mandato.
  5. Gracias por producir, por Rolando Arellano

    Dentro de la avalancha de malas noticias sobre el comportamiento de políticos y empresarios, resulta muy refrescante conocer de la condecoración de la Orden El Sol del Perú al ingeniero Samuel Gleiser Katz. Con ello se expresa que para el país los empresarios son importantes y a la vez se reivindica la denominación de empresario, que tan maltratada está en estos momentos.
  6. David y Goliat, por Richard Webb

    Lima es el Goliat de la economía peruana. La ciudad hoy produce el 50% del PBI nacional, mientras que sus residentes dan cuenta del 40% del consumo total del país. Tamaña desproporción es cosa del siglo XX. A inicios del siglo pasado, Lima ejercía las riendas del poder político, pero, más allá de esa actividad burocrática, su contribución a la economía nacional era reducida. Su población en 1900 era poco más de cien mil personas, apenas la mitad de la población actual de Juliaca.
  7. ¿Cómo enamorar ‘millennials’?, por Carlos Meléndez

    Esta semana se inició el juicio a los cabecillas de Sendero Luminoso por el atentado en la calle Tarata (Miraflores) sucedido en 1992. En medio de los escándalos de Odebrecht, la noticia se escabulló en algún rincón de las primeras planas. No solo ha “perdido actualidad” para los editores periodísticos, sino que suena demasiado a pasado para muchos peruanos. Por eso, quienes continúan reivindicando políticamente el final del terrorismo le están hablando a la pared. Esa temática ya no nos conmueve, no agita nuestras pulsiones.
  8. Alan vuelve, por Marco Sifuentes

    Con Fujimori preso, Toledo prófugo y Heredia petrificada, el único ex presidente con cierto margen de juego en el escenario actual es Alan García. Ayer, el líder aprista viajó desde Madrid, donde ahora vive, a Lima, para declarar ante la fiscalía por el caso del gasoducto. Esto, por supuesto, ha sido aprovechado por sus partidarios para promover en Twitter que, a diferencia de los otros, #AlanNoArruga.
  9. No vayaaan, por Patricia Del Río

    Una polémica que parece no tener fin se ha desatado entre el Congreso de la República y el Ministerio Público por las investigaciones derivadas del Caso Lava Jato. Los congresistas apristas y fujimoristas, principalmente, exigen que el fiscal Hamilton Castro acuda al Parlamento para dar cuenta del avance de las investigaciones a las empresas brasileñas que sobornaron funcionarios peruanos. El objetivo de esta citación, según explican los padres de la patria, es ejercer un control sobre el trabajo de fiscalía, y asegurarse de que no le estén dando demasiada ventaja a las empresas corruptas.
  10. Chinchero es la misma vaina, por Fernando Vivas

    No me importa su etiqueta, si es de izquierda o de derecha. La corrupción no tiene bandera: está bajo la línea de flotación de nuestros valores compartidos. Simplemente quiero denunciar lo que me repugna y analizar un fenómeno que está a la base: el empoderamiento de los tecnócratas y la debilidad de los políticos. Jaime de Althaus me discute que yo subraye lo pernicioso de este desbalance y achaque el diseño maligno de las instituciones pervertidas (APP asimétricas, adendas, arbitrajes ad hoc) a los técnicos. Y me replicó: “Esta corrupción no es tecnocrática”.
  11. instaocram

    gotta love this city #mapping #nofilter
  12. instaocram

    gotta love this city #mapping #nofilter
  13. ¿Queda, queda, PPK?, por Pedro Tenorio

    Si hasta el momento no se ha probado ninguna conducta dolosa por parte del presidente Pedro Pablo Kuczynski cuando sirvió en el gobierno de Alejandro Toledo, ¿por qué hay tantas personas preguntándose si PPK será capaz de culminar su mandato? A diario, me ocurre a mí como a otros analistas: en las últimas semanas no hay lugar al que vaya donde no me pregunten qué pasaría si Kuczynski “fuera vacado” del cargo. O si “se descubriera” alguna gestión ilícita de sus días como ministro de Economía y jefe del gabinete que hoy hiciera insostenible su permanencia en Palacio de Gobierno.
  14. ¿Qué preocupa hoy a los empresarios?, por Rolando Arellano C.

    Ante esta pregunta muchos de los lectores responderíamos que están preocupados por el tema de Odebrecht, la búsqueda del ex presidente Toledo y las repercusiones de los escándalos en la política nacional. Pero estaríamos equivocados, pues ese no es el caso de la mayoría de empresarios del país.
  15. La decepción al cuadrado, Carlos Meléndez

    Alberto Fujimori y Alejandro Toledo han sido los últimos presidentes que más corazones movilizaron en la política peruana contemporánea. Quienes los sucedieron en Palacio –García, Humala, Kuczynski– encarnaron el “mal menor” de turno. Fujimori y Toledo, en cambio, avivaron las masas, generaron expectativas e hicieron que vastos sectores de peruanos confiaran nuevamente en presidentes. El ‘Chino’ y el ‘Cholo’ fueron apodados con cariño. Hoy que se descubre que Toledo cayó en la megacorrupción que prometía erradicar, la ciudadanía acusa un segundo golpe de decepción política. ¿Cuáles son las consecuencias del desencanto renovado en la relación de los individuos con sus gobernantes?
  16. I know what you did last time, por Marco Sifuentes

    El día en que Alejandro Toledo selló su destino final yo estaba en Palacio. Fue el 4 de agosto del 2005. Los periodistas lo vimos firmar su sentencia: el contrato de la Interoceánica. Había algarabía en el Salón Dorado, pero algo no cuadraba. Algunas voces –la mayoría, entonces, de la izquierda, hay que reconocerlo– venían alertando de un contrato millonario aprobado sin estudio de impacto ambiental y sin pasar por el SNIP.
  17. De la risa a la rabia, por Patricia del Río

    Imposible no recordar en estos días a Alejandro Toledo postulando a la presidencia allá por el año 2001. En ese entonces, muchos peruanos lo veían con resignación, hasta con cierta desconfianza, diría yo. Sabían que no era perfecto (Melody, Zaraí y su clara vocación por empinar el codo estaban ahí para quien quisiera ver); pero, a pesar de eso, confiaban en que podía recuperar la democracia, acabar con la corrupción. Tras años de luchar contra la dictadura de Fujimori, y ante la posibilidad de que regresara Alan García (su más cercano contendor), a Toledo se le veía como el típico desarregloso, medio borrachín pero que no iba a fallarle a los peruanos en la titánica tarea de reconstruir un país quebrado económica y moralmente.
  18. PPK, los tecnócratas y el lobby feroz, por Fernando Vivas

    Mi anterior columna “Tu proyecto se pudrió, tecnócrata” me obliga a una secuela con un final de suspenso. En primer lugar, debo responder a quienes con buena fe me inquieren lo siguiente: si has dicho que la casta de tecnócratas que nos vienen gobernando más de 15 años ha degenerado y es mejor que el proyecto nacional vuelva a ser agitado por los políticos, ¿nos condenas a volver a Alan, Toledo, Humala?
  19. De la coima al antisistema, por Pedro Tenorio

    Pedro Pablo Kuczynski cometería un error garrafal si respondiera a las bravatas lanzadas por Eliane Karp de Toledo (“Qué vergüenza, PPK. Tú que tantos negocios y lobbies has hecho, no me hagas hablar, porque yo sé lo que hiciste la última vez...”). Es evidente que ella pretende armar un “caso político” donde no lo hay, deslizando que apristas y fujimoristas mueven sus hilos para inculpar a su esposo en el peor caso de corrupción de los últimos 15 años, y que incluso el gobierno se prestaría a ello. De ahí su desesperación por involucrar a Kuczynski a como dé lugar. Y aunque parezca obvio, hay que advertirle que no pise el palito: días atrás mandó a callar a quienes sensatamente critican el contrato por el aeropuerto de Chinchero. ¡Imagínense lo que podría decirles a Karp y compañía!
Cargando más notas...
Lo siento, no pude cargar la notas anteriores. Vuelve a intentarlo.